Hoy: 21/12/2014
    
Inicio Contacto
Noticias de Actualidad Padecimientos
Prevención
Estilo de Vida Saludable
Alertas Sanitarias
Primeros Auxilios Multimedia Calculadora del Indice de Masa Corporal

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Alertas Sanitarias |Pandemia de Influenza Humana virus AH1N1

Mutación y resistencias del virus de Influenza Humana AH1N1

Luego de varios meses de tranquila convivencia con el nuevo virus, durante los cuales la nota predominante fue la producción y distribución de la vacuna antipandemica, la influenza humana ha vuelto a ser noticia y llamar la atención universal tras conocerse una mutación del virus A(H1N1), así como algunos brotes del mismo que han resultado resistentes al antiviral Oseltamivir.

Las informaciones ciertamente atendibles, tanto por la calidad de las fuentes que así lo consignan, como por los efectos que un cambio genético significativo en el virus pudiera ocasionar sobre la salud del ser humano, dan cuenta de un agente biológico capaz de reproducirse, causar enfermedades y evolucionar por selección natural, como también de una reacción hipersensible a toda noticia relacionada con el virus de influenza humana por parte de un significativo sector de la población.

Tal como indica un análisis internacional realizado en noviembre pasado, sobre las comunicaciones entre un número importante de usuarios de las principales redes sociales de la Web, segmentadas en poblaciones de jóvenes y adultos asociados con preferencias educativas, las mutaciones y resistencias mencionadas, lejos de ser consideradas conforme a la información científica disponible, como una dificultad normal en la lucha contra las enfermedades que es necesario analizar en sus alcances, en muchas ocasiones son sobrestimadas hasta tocar el nivel de amenaza fatal para la humanidad, con el consecuente escepticismo a la validez de las medidas preventivas hasta ahora implementadas, entre ellas la vacuna, así como a la utilidad futura de los antivirales.

La reciente crisis sanitaria y la innegable dificultad objetiva que ha significado el combate contra la influenza humana, evidentemente han afectado la estabilidad emocional, así como la percepción de muchas personas sobre las posibilidades de transformación del virus y creado un clima propicio para el desarrollo de mensajes, que confunden y desinforman a la sociedad sobre los verdaderos riesgos sanitarios que representa la mutación del virus de influenza humana

De acuerdo a diversas notas difundidas a finales del 2009 en los principales espacios informativos de todo mundo, “el Instituto Noruego de Salud Pública habría identificado una mutación de la gripa A(H1N1) en tres personas, que podría hacer al virus capaz de ir a lo profundo del sistema respiratorio y causar una enfermedad aún más grave”.

Según las mismas notas publicadas bajo títulos como “Noruega identifica peligrosa mutación del virus A(H1N1)”, la autoridad sanitaria en el país escandinavo registró dicha mutación en tres de setenta casos analizados, dos de los cuales tuvieron fatales consecuencias, mientras que el tercero evolucionó a manera de una enfermedad grave. Los medios anunciaron la presencia de mutaciones del virus en los cinco continentes, así como la opinión de algunas autoridades sanitarias de que la situación epidémica pudiera empeorar.

A lo anterior se sumó la noticia de que el Instituto Danés de Serología, confirmaba el primer caso de resistencia del virus al tratamiento de Oseltamivir, en Dinamarca, misma que se revalidó con la posterior localización de conglomerados de pacientes resistentes al antiviral en Gales (Escocia) y Carolina del Norte (Estados Unidos).

El panorama sucintamente descrito en el contexto de viva sensibilidad en que permanece una cantidad importante de personas, a causa de la crisis sanitaria, dio lugar a múltiples rumores. A manera de la famosa epidemia de cólera sufrida en Paris durante 1832 o los episodios de angustia experimentados a finales de abril y mediados de mayo del año pasado, reacciones de pánico, confusión e incertidumbre hicieron presa a varios miles de personas que buscaban compartir afanosamente sus ansiedades e inseguridades en este caso por la vía de las redes sociales, foros y mensajes electrónicos.

La falta de información y el uso poco cuidadoso, cuando no ambiguo, de los términos sanitarios en muchos espacios interactivos de la web y algunos medios volvió a las mutaciones y resistencias, cualesquiera que estas sean, en sinónimo de riesgo mortal e inevitable que alteró durante varios días el estado de ánimo y el comportamiento de las personas, del mismo modo que se ampliaba el prejuicio a no vacunarse, ni realizar las medidas preventivas porque en la lógica de ese rumor, ninguna acción tendrá éxito porque el virus proseguirá su transformación hasta cumplir su cometido.

Al respecto es importante señalar que la forma más eficaz de contener la duda, malentendidos, perturbación, mitos e incluso, paradójicamente, la indiferencia relacionados con el virus de influenza humana AH1N1, es a través de buena información sanitaria, es decir a través de información proveniente de fuentes oficiales y sitios de probada confianza. De acuerdo a la rama de la medicina que se ocupa del estudio, transmisión y control de las infecciones virales en los seres humanos, las mutaciones y resistencias son cambios aleatorios que ocurren en la información genética del virus que modifican la naturaleza y características del mismo.

Investigaciones de biología molecular y evidencia recabada a lo largo de los últimos cien años acreditan que cotidianamente en la naturaleza y a través de diversos mecanismos, ocurren múltiples mezclas de enzimas y moléculas de ácido nucleico entre los agentes infecciosos con la consecuente aparición de virus mutantes, algunos de carácter resistente y efecto impredecible, otros, en proporción la mayoría, de naturaleza frágil que implican su pronta extinción, entre un amplio abanico de posibilidades.

De manera semejante a como se han originado la multiplicidad de formas de vida que existen hoy sobre la tierra, a partir de sus antepasados, las mutaciones y resistencias son una propiedad que les permite a los virus modificar su estructura o funcionamiento a través de la reproducción, vía la recombinación entre genes y permanecer en el ambiente conforme a la selección natural y las nuevas características de reproducción y supervivencia del mutante.

La irrupción de mutaciones capaces de adecuarse a su hábitat, interactuar eficazmente con la presa para asegurar su replicación e incluso resistir la acción de los fármacos, así vista es un cambio, una probabilidad, una posibilidad en el proceso evolutivo de las especies, un índice en la formula biológica elaborada para calcular el número final de mutaciones para el caso de virus, como un riesgo para las especies huésped, de llegar a sufrir infecciones, y en general una expresión de la dinámica y avatares a que está sometida la existencia de los seres vivos.

Durante mucho tiempo las epidemias de virus cobraron la vida y la tranquilidad de millones de seres humanos, mientras que la ausencia de fármacos para curar o aliviar las infecciones derivadas fue cubierta mediante la conseja del descanso y la toma de líquidos, sin embargo desde la aparición de los primeros medicamentos antivirales y su exitoso desarrollo sobre la base de acciones biológicas, los virus y sus mutaciones resistentes se han redimensionado en la realidad sanitaria y opinión médica, al pasar de ser un tema que suscitaba alarma, ello sin restar la importancia que merecen, en una complicación habitual del tratamiento brindado para virus, el cual debe estudiarse para conocer sus implicaciones y riesgos. Del mismo modo que los antivirales, han revolucionado el concepto tradicional de fármaco hasta convertirse en un valioso compuesto transitorio en la dinámica de las mutaciones que deberá ser modificado conforme lo haga el microbio.

Respecto a los presuntos cambios genéticos y resistencias del virus de influenza humana, es importante subrayar que de acuerdo a un monitoreo reciente practicado en la red internacional de laboratorios para la gripa por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), han quedado registrados dos casos que merecen especial atención sanitaria. Por un lado el pleno registro de una mutación del virus AH1N1, la cual se encuentra presente en términos muy similares en Noruega, Brasil, China, Estados Unidos, Japón, México y Ucrania, y por otro la localización de dos conglomerados de pacientes infectados por el virus, resistentes al Oseltamivir.

En tono prudente y razonado, bajo el más estricto rigor científico que no da lugar a especulaciones, la máxima autoridad sanitaria internacional indica que a partir del volumen de información con que se cuenta, la mutación identificada en esos países se produce en forma espontánea y esporádica y a una menor tasa de propagación de como lo hace el virus del que se derivó, del mismo modo que se mantiene sensible a los antivirales Oseltamivir y Sanamivir, y a las vacunas antipandémicas que actualmente se aplican y confieren elevado nivel de protección.

La OMS aclara que aun cuando se documentan oficialmente casos mortales, así como pacientes con enfermedades graves, aún se carece de los datos clínicos y epidemiológicos suficientes para evaluar la importancia para la salud pública del virus mutante, toda vez que de acuerdo a la experiencia clínica en muchas ocasiones, las mutaciones no alteran ninguna característica importante del virus ni de la enfermedad que causa.

Esa misma confianza documentada, la comparte la autoridad sanitaria para el caso de los conglomerados de pacientes resistentes al Oseltamivir, mismos que se ubican en Gales, Reino Unido, y Carolina del Norte, EUA, y a los cuales califica como un fenómeno previsible, y dentro de márgenes sanitarios considerados, toda vez que por tratarse de enfermos con problemas graves de depresión en su sistema inmunitario, la replicación usualmente persiste en ellos durante periodos prolongados pese al tratamiento antiviral, lo que da lugar a un entorno que favorece la selección de virus farmacorresistentes.

De acuerdo a la OMS, el número de casos por virus resistente al antiviral, es paralelo al número de enfermos de gripe y al aumento correspondiente en la administración de antivirales. Nuevamente la experiencia clínica demuestra que está en las mutaciones resistentes la posibilidad de escapar de la atención médica, propagarse entre la población general y afianzarse, lo mismo que restar toda eficacia a uno o más antivirales, por lo que es importante vigilar la aparición resistencias al Oseltamivir y cualquier variación de la transmisibilidad o patogenicidad de estos virus.

Para los casos de resistencia al antiviral, la OMS recomienda entre otras medidas, sustituirlo por el Zanamivir como tratamiento antiviral, optar por este en el caso de pacientes con inmunodepresión grave, y como medio de profilaxis postexposición para otros pacientes de sala. Al mismo tiempo que sugiere a los estados y la opinión pública contextualizar la información en el agregado de las tendencias sanitarias, considerando que al momento no hay ningún indicio en los eventos registrados que constituyan una amenaza para la salud pública.

Más allá de los rumores y amenazas reales o ficticias que representan las mutaciones y resistencias del virus de influenza humana AH1N1, la humanidad enfrenta un problema sanitario latente que debe abordarse adecuadamente para evitar fenómenos de desinformación, como posibles efectos sobre la salud de las personas. El mundo microbiano efectivamente representa una amenaza, como el riesgo es parte indisoluble de la vida, los virus condición de la existencia de los seres vivos y las mutaciones un capítulo de la evolución.

A pesar del tiempo transcurrido desde la aparición del virus de influenza AH1N1, aparentemente todavía es poco lo que sabemos sobre él. A pesar de las investigaciones realizadas, aún no sabemos si estas mutaciones estén produciendo un aumento inusual del número de infecciones por H1N1, como tampoco el número exacto de casos graves o mortales ocurridos, ni las relaciones entre esos escasos pacientes infectados.

Como en todos estos casos se requerirá de un lapso relativamente conveniente para conocer el comportamiento del virus AH1N1, su mutante y resistencias, como es su capacidad de propagación y potencia de mortalidad, así como las mejores medidas para su prevención y tratamiento. Por el momento nada parece indicar condiciones de riesgo. Permanezcamos atentos a la buena información sanitaria, sin angustias pero sin confianzas, que la vida sigue y la prevención ayuda a disfrutarla sanamente.

www.saludmagazine.com.mx


Que sabemos del virus AH1N1, seis meses después
Pandemia de Influenza Humana virus AH1N1
Ahora que ha disminuido la temperatura en los países del hemisferio norte y aumenta la probabilidad...
Leer más+


México con su propia dinámica respecto al virus de la influenza
Pandemia de Influenza Humana virus AH1N1
Palabras clave: Influenza, influenza humana, influenza humana AH1N1, virus AH1N1, medidas...
Leer más+


Medidas preventivas para disfrutar del periodo vacacional
Pandemia de Influenza Humana virus AH1N1
Palabras clave: Vacaciones, accidentes, colisiones de transito, exceso de velocidad, conductas...
Leer más+


La capital de México retorna formalmente a la normalidad sanitaria
Pandemia de Influenza Humana virus AH1N1
El gobierno de la capital de México decretó el fin de la alerta sanitaria provocada por la...
Leer más+


La cotidianeidad y el abandono de las medidas preventivas
Pandemia de Influenza Humana virus AH1N1
Han transcurrido apenas unas semanas desde que concluyó la aplicación de las medidas sanitarias...
Leer más+


Qué sabemos del nuevo virus
Pandemia de Influenza Humana virus AH1N1
Durante los últimos días, millones personas en este planeta han transitado de la sorpresa a la...
Leer más+

 
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Suscríbete a nuestro boletín informativo y mantente al día en los temas de salud.
Para calcular su índice de masa corporal, por favor, proporcione sus datos:
Mujer       Hombre
  Peso                     Altura               
kg        cm
 
Quienes Somos
Que Hacemos
Como lo Hacemos
Código de Conducta
Publicidad
Contacto
Secciones Principales
Noticias de Actualidad
Padecimientos
Prevención
Estilo de Vida Saludable
Alertas Sanitarias
Primeros Auxilios
Multimedia
Calculadoras
Copyright 2014, Salud Magazine. Todos los derechos reservados.
  VICOM STUDIO - Web & Design Studio